real time web analytics

3 principios para una vida mejor

La primera vez que escuché esta declaración fue murmurada por un maestro zen en un retiro de meditación cuando tenía poco más de veinte años y desde entonces se me ha quedado grabada obstinadamente. De hecho, cuanto mayor me hago, más sabiduría veo en ello. Ya eres lo suficientemente bueno como eres… pero también siempre puedes ser mejor.

Existe una tensión inherente entre la autoaceptación y la superación personal. Esta tensión está dentro de cada uno de nosotros. Por un lado, queremos sentirnos en paz con nosotros mismos, entender que somos seres humanos buenos, valiosos, dignos y que merecemos amor y respeto y algún que otro masaje en la espalda.

Por otro lado, a menos que estés en coma, está muy claro que no tenemos ni puta idea de lo que estamos haciendo la mayor parte del tiempo. Nos equivocamos todo el maldito tiempo. Hay tantas maneras en las que podríamos ser mejores, que podríamos aprender más, lograr más, crecer más, etc.

Me encanta este principio porque reconoce sin rodeos que esta tensión interna nunca desaparecerá. No importa cuán productivo, competente e increíble te vuelvas, siempre habrá algo en lo que apestas un poco. Ese sentido persistente de inadecuación nunca será conquistado. No hay perfección, sólo progreso.

Pero, al mismo tiempo, sigues siendo un ser humano digno y valioso, sin importar cuán jodido estés, sin importar cuántos errores hayas cometido, sin importar cuánto espacio de crecimiento puedas tener.

La belleza de este principio es que muestra que la autoaceptación y la superación personal se necesitan mutuamente, que tener uno sin el otro conduce inevitablemente a la disfunción. Si eres todo autoaceptación sin superación personal, entonces te conviertes en un imbécil perezoso, indulgente y egoísta. Si eres todo superación personal sin autoaceptación, entonces te conviertes en un desastre neurótico, hipercrítico y ansioso.

La autoaceptación no funciona sin la superación personal. La superación personal no funciona sin la autoaceptación. Eres perfecto tal como eres… pero siempre puedes ser mejor.

Leave a Comment