real time web analytics

6 consejos de expertos a seguir

¿Puedes frotarme la espalda? Es una solicitud común porque los músculos de quién no están tensos al final de un día especialmente largo de estar de pie, sentado, estresado, persiguiendo y cargando niños. Pero seamos realistas, cuando lo aceptamos, somos culpables de hacer poco más que darle a nuestra pareja un apretón de hombros mientras estiramos el cuello para ver lo que sea que esté en la pantalla frente a nosotros. Eso a veces es suficiente, pero aun así debes saber cómo dar un masaje de espalda realmente bueno. Es una habilidad que todo compañero cariñoso debería tener.

Para esos momentos en los que realmente puede hacerlo, es inteligente repasar algunos conceptos básicos: qué tipo de presión vale la pena; qué áreas merecen atención adicional, porque lo último que desea es dejar a su ser querido con más estrés y músculos tensos que cuando comenzó. Con ese fin, aquí hay seis consejos para tener en cuenta la próxima vez que esté listo para darse un masaje.

1. Haz que tu pareja se acueste boca abajo

Claro, puedes apretar sus hombros y cuello cuando están juntos en el sofá. Pero, según Beret Loncar, masajista licenciada y propietaria de Body Mechanics Orthopaedic Massage, los masajes son más efectivos cuando la persona está acostada boca abajo. La razón es simple: “Quieres evitar que tu pareja haga un trabajo extra al sentarse erguido y tener que sostener su propio cuerpo”, dice ella.

Una superficie plana, como una cama firme o un piso con un tapete o una manta, es ideal y se pueden usar almohadas para ofrecer más base cuando comience a aplicar presión. “Quieres poder moverte”, agrega Locar. “Y quieres que tu pareja permanezca en una posición neutral para mantenerse relajado”.

Si su pareja está embarazada o no puede acostarse boca abajo, Loncar sugiere que se siente en una silla y se incline hacia adelante sobre una mesa mientras usa los brazos (cruzados, acostados sobre ellos como una almohada) para sostener la cabeza, el cuello y los hombros. .

2. Usa la loción o el aceite adecuados

La loción y el aceite de masaje sirven para hidratar y nutrir la piel mientras reducen la fricción, lo que permite que las manos del masajista se muevan más fácilmente sobre la piel. Y dado su olor, también añaden un poco de aromaterapia extra a la experiencia. Los masajistas generalmente usan lociones con aplicaciones clínicas, pero Loncar dice que cualquier loción o aceite que tengas en casa probablemente esté bien para un buen masaje.

“La función de las lociones es permitir que las manos se deslicen por la piel”, dice Loncar. “Entonces, lo que sea que uses realmente se reduce a tus preferencias personales”. (Hemos oído hablar muy bien de la loción y el aceite de lavanda y orquídeas silvestres de Shea Moisture). Si está en apuros, una crema corporal general funcionará bien.

3. Proporcione la presión adecuada

Los masajes de espalda no son una situación de “sin dolor, no hay ganancia”. Estás frotando los músculos de alguien, no armando un gabinete de Ikea. Presionar con demasiada fuerza puede causar moretones y dolor, mientras que acariciar con demasiada suavidad puede provocar ataques de cosquillas. El ideal: “La presión puede ser confusa, pero, para un masaje en la espalda, la mayoría de las personas prefieren un toque similar al de una toalla”, dice Loncar. “Está buscando el peso suficiente para comprimir el músculo parcialmente, en lugar de completamente”. Todos son diferentes. Pero comience con la técnica de la toalla mojada que describió Loncar, luego escuche las señales de su compañero para subir y bajar su presión según corresponda hasta que llegue al punto ideal.

4. Presta atención a las señales de tu pareja

Mientras masajea, concéntrese en cómo responde el cuerpo de su pareja. ¿Se están tensando o alejando? ¿Se está volviendo errática su respiración? “Todos estos pueden ser signos de que la presión es demasiada o demasiado poca”, dice Loncar.

Una buena regla: combine la presión profunda con movimientos más lentos, usando los puños, los nudillos, los pulgares o los antebrazos, todos los cuales tienen beneficios diferentes y específicos. Los nudillos tienen bonitas crestas que se pueden usar para agregar textura. La superficie redondeada del pulgar se puede utilizar para excavar. ¿Y tus antebrazos anchos y planos? Son excelentes para comprimir áreas grandes. Además, Loncar dice que usar una mano firme y ancha, en lugar de solo las yemas de los dedos, por ejemplo, puede ayudar a minimizar las cosquillas de masaje inadvertidas.

5. Manténgase alejado de ciertas áreas

Lo más probable es que ya lo sepas. Pero vale la pena repetirlo. “Cualquier cosa con poco acolchado sobre el hueso, como la columna vertebral, será incómodo cuando se le aplique presión”, dice Loncar. “Puedes tocarlos y trabajar alrededor de ellos, pero no los presiones demasiado, ya que no se dan y podrías lastimar accidentalmente a tu pareja”.

También desaconseja presionar áreas con muchos nervios, venas o arterias, como las áreas sobre la clavícula, a lo largo de la caja torácica o en las axilas, ya que son extremadamente sensibles en la mayoría de las personas y pueden causar sensaciones repentinas. que podría estropear la relajación de su pareja.

6. Brazadas Rápidas = Estimulante; Trazos lentos = Calmante

Los terapeutas de masaje como Loncar van a la escuela para que puedan aprender los matices de las técnicas de masaje efectivas. Sin embargo, para los aficionados, sugiere algunos consejos simples que ayudarán a guiar sus manos mágicas.

“En general, las caricias rápidas son estimulantes, mientras que las caricias más lentas son calmantes”, dice ella. “Debido a que la espalda tiene músculos largos y planos, tendemos a usar movimientos largos durante los masajes”. Un “golpe”, dice Loncar, es el lapso de movimiento antes de volver a levantar las manos o los brazos.

Las brazadas largas, como las más efectivas en la espalda, requieren una presión constante para que sean efectivas y se pueden practicar arrastrando las palmas de las manos desde los hombros de tu pareja hasta su cintura. Si tu pareja te pide más compresión o más presión directa, puedes seguir el mismo camino usando los antebrazos o los nudillos. Loncar agrega que los aplicadores más puntiagudos, como el codo, o un solo dedo se pueden usar de manera más efectiva en áreas más carnosas, áreas con suficiente masa muscular para que se hundan, como los trapecios y los glúteos.

Así que ahí lo tienes. Preste atención a las señales de su pareja, mantenga la presión en el lugar correcto y aprenda algunas caricias y sus masajes estarán en demanda.

Leave a Comment