real time web analytics

Almacenamiento de castañas: cómo almacenar de la manera adecuada

El almacenamiento adecuado de las castañas es clave para prolongar su vida útil y su excelente sabor; de lo contrario, pueden echarse a perder rápidamente. Descubra métodos sencillos y consejos para mantener sus castañas frescas para el almacenamiento a corto y largo plazo, ya sea crudas, cocidas, sin cáscara o sin cáscara.

Castañas grandes de color marrón dorado en una bolsa de papel.

Salta a:

Introducción

Si te encanta el sabor único de las castañas en recetas dulces o saladas o como un tentempié delicioso y saludable, sin duda querrás tener algunas a mano durante un período prolongado.

¿Quién no querría disfrutar de castañas asadas el mayor tiempo posible? ¡Son tan sabrosos!

Por suerte, con unos sencillos consejos, puedes prolongar la vida útil de tus castañas y disfrutarlas durante semanas o incluso meses.

La idea de almacenar castañas puede no haber pasado por tu mente en el pasado.

¿Son como todos los demás frutos secos?

¿Puedes simplemente ponerlos en un estante en un recipiente hermético como avellanas o almendras?

Desafortunadamente, la respuesta a estas preguntas es “No”. Deberá tomar algunas medidas adicionales para almacenar las castañas con éxito para que conserven su valor nutricional y su delicioso sabor.

Las castañas son únicas entre las nueces porque tienen un alto contenido de humedad, lo que las hace más perecederas que otras nueces. Deben almacenarse adecuadamente para evitar que se echen a perder y mantenerlos frescos.

Puede almacenar castañas de varias maneras, según sus preferencias y qué tan pronto tenga la intención de usarlas. Recuerda que algunos métodos conservarán las castañas por períodos más largos que otros, así que si tienes una reunión festiva u otro evento especial, asegúrate de elegir un método de almacenamiento adecuado.

Antes de discutir cómo almacenar castañas, primero repasemos cómo comprar las mejores.

Castañas en un saco de arpillera.

Elegir las mejores castañas

Si tiene la intención de almacenar sus castañas, incluso por un período corto, intente seleccionar las mejores.

La temporada de castañas suele ser de octubre a enero, pero es posible que pueda encontrarlas en su tienda local o en el mercado de agricultores fuera de este período de tiempo.

Puedes comprar castañas crudas en el supermercado o tienda naturista, en una granja o mercado agrícola, o si tienes suerte, recogerlas frescas de los castaños. También están disponibles en línea con envío acelerado para garantizar que lleguen a su puerta en buenas condiciones.

Cuando compre castañas frescas en la tienda de comestibles, puede inspeccionar cada una de antemano en busca de signos de moho, magulladuras u otros daños.

Si está comprando a granel de otra fuente, como un puesto de granja, asegúrese de que el vendedor los haya almacenado en un lugar fresco y seco para evitar que se echen a perder.

Recuerda que lo ideal es comprarlos lo más cerca posible de cuando planeas usarlos.

Desea comprar castañas con cáscaras brillantes, brillantes y firmes sin grietas ni agujeros. Si la cáscara está opaca o tiene imperfecciones, es probable que la castaña del interior haya pasado de moda.

Otra cosa a considerar es si la castaña se siente pesada para su tamaño. Esta es una indicación de que el interior de la nuez está regordete y húmedo.

Para asegurarse de que sus castañas sean de alta calidad, verifique que estén firmes y no arrugadas. Las castañas arrugadas estarán secas y no sabrán tan bien. Agita la castaña, si suena, es posible que la nuez del interior no esté tan fresca como te gustaría.

Evite comprarlos en bolsas de plástico selladas, ya que el moho se puede formar fácilmente cuando las castañas carecen de flujo de aire.

Si compra castañas preenvasadas, elija las que están en una bolsa de malla o las que tienen perforaciones. Esto ayudará a mejorar el flujo de aire y evitará la formación de moho.

Castañas en una bolsa de malla amarilla.

Guarda las castañas crudas en la nevera.

Primero, asegúrese de que estén limpios y secos.

Refrigere las castañas crudas con sus cáscaras en una malla o bolsa de papel para obtener mejores resultados. Una bolsa de plástico perforada es otra opción. Un forro de toallas de papel y orificios de ventilación pueden ayudar a eliminar el exceso de humedad.

Las condiciones ideales de almacenamiento refrigerado para las castañas son de 33 a 35 °F (0,5 a 1,7 °C) con una humedad alta cercana al 90 %. [source]. Tenga en cuenta que la temperatura ideal para su refrigerador es entre 35 y 38° F (1.7 a 3.3° C). La temperatura recomendada es igual o inferior a 40 °F (4 °C) [source].

Como la parte más fría de tu nevera suele estar cerca de la parte trasera, es una buena idea guardar las castañas allí. El cajón para verduras o verduras es otra opción.

En condiciones normales de refrigeración, las castañas sin cáscara durarán hasta dos semanas. Sin embargo, almacenarlos en un refrigerador con niveles ideales de temperatura y humedad puede extender su vida útil refrigerada a tres semanas.

Guarda las castañas cocidas en la nevera.

Pele las castañas mientras aún están calientes por hervirlas o asarlas, incluida la piel interna. Deja que las nueces se enfríen por completo. Cuando estén a temperatura ambiente, transfiéralos a recipientes herméticos o bolsas de plástico y refrigéralos. Se pueden conservar hasta 4 días de esta manera.

Castañas frescas en una bolsa de congelador.

Almacenamiento a largo plazo

Usa tu congelador para ayudar a conservar la frescura de tus castañas hasta por 6 meses. Pueden durar hasta un año, pero el riesgo de quemaduras por congelación aumenta cuanto más tiempo se congelan.

Castañas congeladas en un recipiente seguro para el congelador.

Guarda las castañas crudas en el congelador.

Si planea asar sus castañas (una vez que estén descongeladas), congélelas crudas con sus cáscaras todavía. Simplemente coloque las castañas limpias y secas en una bolsa apta para el congelador y selle herméticamente, eliminando el exceso de aire antes de sellar. El lado plano de cada nuez debe mirar hacia abajo para que se apilen bien en la bolsa.

Etiquete y almacene en el congelador hasta por 6 meses.

Para descongelar, retire la cantidad deseada de castañas del congelador y permita que alcancen la temperatura ambiente en la encimera o descongélelas en el refrigerador durante la noche. Una vez descongeladas, sigue el método correcto para asar las castañas inmediatamente, ya que no se conservan bien una vez descongeladas.

Guarda las castañas cocidas en el congelador.

Si planea usar castañas cocidas en una receta, como un puré de castañas o un relleno, es más conveniente cocinarlas y pelarlas antes de congelarlas. Dependiendo de la receta, es posible que tampoco sea necesario descongelar las castañas cocidas congeladas, simplemente agréguelas a su receta.

El proceso comienza cocinando tus castañas en el método que prefieras. Deje que se enfríen un poco después de que terminen de cocinarse, luego puede comenzar a pelarlos.

Congele rápidamente extendiendo las castañas cocidas y peladas en una bandeja para hornear forrada con cera o papel pergamino en una sola capa sin que se toquen entre sí y colóquelas en el congelador durante al menos una hora o hasta que estén semicongeladas. Luego, transfiera las castañas a una bolsa o recipiente de plástico hermético. Elimine cualquier exceso de aire antes de sellar con un sellador o una pajilla.

Etiquete y almacene en el congelador hasta por 6 meses.

Mantenga las castañas congeladas hasta que esté listo para usarlas en una receta. Cuando esté listo para usar, retire la cantidad deseada de castañas del congelador. No vuelva a congelar las castañas descongeladas.

Al cocinar y congelar las castañas con anticipación, puede tener a mano pequeñas porciones que se pueden usar para varias recetas. ¡Esta es una excelente manera de ahorrar tiempo y esfuerzo en la cocina!

Un montón de castañas en una bolsa de papel,

Puntas

  • Para extender su vida útil, almacene las castañas en un refrigerador con niveles ideales de temperatura y humedad.
  • Si almacena castañas en el refrigerador, sáquelas unos días antes de cocinarlas para obtener el mejor sabor. Esto les permite secarse ligeramente, volverse más suaves en la superficie y desarrollar un mayor contenido de azúcar natural.
  • Te resultará más fácil pelar las castañas cuando estén calientes que cuando estén frías.
  • Las castañas cocidas se pueden almacenar en trozos o como nueces enteras. Mantenerlos enteros minimiza el riesgo de que se echen a perder en el congelador.
  • Si tienes castañas sin cáscara en el congelador y quieres usarlas para una receta, no es necesario que las descongeles primero. Puedes cocinar con castañas congeladas sin ningún problema en varias recetas.
Castañas en una bolsa de papel.

Preguntas más frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre nueces con cáscara y sin cáscara?

A las castañas sin cáscara se les ha quitado la cáscara exterior dura, mientras que las castañas sin cáscara todavía tienen la cáscara intacta.

¿Puedes congelar castañas?

Puedes congelar castañas, cocidas o crudas, con o sin cáscara. Congelados a una temperatura estable de -4 °F (-20 °C) o menos, durarán hasta 6 meses. Sin embargo, el riesgo de quemaduras por congelación aumenta cuanto más tiempo se congelan.

Recetas De Castañas

Ahora que sabe cómo almacenar sus castañas, ¡es hora de darles un buen uso! Aquí hay algunas ideas de recetas fáciles para comenzar:

Castañas asadas en un plato de vidrio.
Castañas Asadas Al Horno

1-Castañas Asadas

Una de las formas más populares de disfrutar las castañas es tostarlas.

Estos son un refrigerio saludable y delicioso por sí solos, o puede agregarlos a ensaladas, sopas y platos principales para obtener más sabor y textura.

Un primer plano de la cobertura crujiente del relleno de castañas.
Relleno De Castañas

2-Relleno de castañas

Se puede preparar una guarnición festiva con castañas frescas o congeladas.

Los ingredientes del relleno incluyen dulce salchicha italiana, hinojo y castañas.

Un plato de puré de castañas.
puré de castañas

Puré de 3 Castañas

Un ingrediente versátil ligeramente endulzado que es ideal para untar en tostadas o como relleno para pan de levadura o galletas italianas.

Castañas en una bolsa de malla.

Conclusión

No se puede negar que las castañas son deliciosas. Son ingredientes versátiles que pueden añadir sabor y textura a cualquier plato. Además, ¡también son saludables!

Estas nueces frescas se pueden almacenar de varias maneras, dependiendo de cómo planee usarlas. Siguiendo nuestros consejos, puede extender su vida útil y asegurarse de que siempre estén listos para usar cuando los necesite.

Así que, la próxima vez que estés en la tienda, ¡recoge algunas bolsas adicionales para guardarlas en tu congelador! ¡Estaras contento de haberlo hecho!

MUCHAS GRACIAS por seguir y ser parte de la comunidad She Loves Biscotti, donde encontrarás Recetas sencillas y sabrosas para toda la familia con un toque italiano.

Chao por ahora,

María

Leave a Comment